martes, 8 de noviembre de 2011

Diversificar(se)

Nadia Flower

No les pasa odiar la monotonía? ver a la rutina como la más grande asesina de la vida en general y el querer, o anhelar, que ojalá todos los días fueran bien distintos entre sí? Que nada sea pronosticable, como el tiempo por estos meses (aunque odio los días nublados), que nada pueda darse por hecho.

Determinar con facilidad cambiar de rumbo. Que los eventos inesperados no sean una desgracia, porque estamos acostumbrados, o amamos el cambio... de todas maneras hay un innato miedo al cambio, a lo disparejo, a lo nuevo, a no ser igual a todo y que todo no sea igual a nada... pero a mi me agrada.

Obvio que está la inseguridad propia de la inestabilidad del entorno. Una inestabilidad que ni siquiera es tanto cuando tenemos la cabeza más o menos en orden, cuando sabemos lo que queremos (y lo que no), cuando nos conocemos bastante como para escoger bien, cuando no somos esclavos de lo externo.

Vivir intentando que todo sea lo más nuevo posible (aunque seamos nosotros mismos quienes lo generemos) es una misión, una misión que se debiera propagar para ser todos más entretenidos y no caer en lo IGUAL. Es como la moda; cuando la moda, se vuelve moda, es una lata.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Quizás también te interese...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...