martes, 14 de agosto de 2012

Cuestión de etiqueta

Por @kikasanchezg

Por mi trabajo he tenido que estar muy encima de varios temas en el ya conocido Bazar Ed. Uno de ellos es la selección de stands y expositores para la versión 2012.

El rango rubros suele ser bastante amplio: desde gastronomía a decoración, pasando por belleza, arte, artesanía, deporte y moda, entre otros. Siendo este último uno de los más potentes.

Aquí se invita a postular a todos aquellos que tengan una propuesta de diseño, materialidad, concepto y tendencias. Que destaquen por su calidad y que logren llamar la atención de nuestros exigentes asistentes.

Sin embargo nos damos cuenta de que año a año se hace más difícil lograr este objetivo. Uno porque el mundo globalizado genera una suerte de homogenización, donde todo se parece a algo más. Dos, porque es difícil impresionar cuando se conoce y se sabe tanto y de tantos. Y tres, por un problema que me parece sumamente grave, el cambio de etiquetas.

Año a año se presentan marcas que dicen ser innovadores y llenas de atributos, cuando en realidad son tiendas que han optado por los mayoristas de patronato y han re etiquetado prenda por prensa con su marca en lugar de las clásicas letras chinas que algo nos quieren decir.

En lo personal me parece conformista, poco serio y por sobre todo poco honesto, ya que no solo hablan de “diseños únicos” sino que además inflan sus precios de manera exorbitante.

La otra práctica que me parece igual o más grave es la clásica importación de ropa de tiendas masivas y económicas de Estados Unidos como lo son H&M y Forever 21. Y acá es peor porque ofrecen la ropa 8 veces más cara a gente que puede pagarlo, pero que además dado su poder adquisitivo, puede comprarlo directamente en el extranjero.

Entonces resulta paradójico: voy a una tienda que vende cosas traídas de tiendas archiconocidas, que queda en el “barrio alto” donde me ofrecen un vestido que perfectamente me podría comprar en cualquiera de mis viajes, pero diez veces mas caro???
Acá hay algo que no cuadra, y no son sólo los números y la oferta en sí misma. Sino también la falta de creatividad, de búsqueda y de motivación por ofrecer una propuesta real e innovadora.

Estamos cansados de que nos ofrezcan lo que no queremos y más encima “disfrazado”. Para que tantos años de estudio, si no es necesario un título para descoser y coser etiquetas!

Apostemos por lo nuevo y lo distinto. Si al final es lo más atractivo y por ende rentable. Démosle cabida al diseño y a los talentos que aparecen cada día y que sólo necesitan una oportunidad…

Saquémosle el jugo a las Karyn Coo, Paulos Méndez, A de Antonios y Cosmos Gonik que están dando vueltas. Sólo hay que querer verlos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Quizás también te interese...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...