jueves, 11 de julio de 2013

Game Over

Por @danischiaffino

En mi última columna les conté que cerré el capítulo con el joven aquel. El problema era que él no lo sabía, por lo que tarde o temprano íbamos a tener que conversar.

Miércoles 4:00 a.m. llamada del joven, tan ubicado como siempre, como duermo con mi teléfono en silencio, no interrumpió mi noche, sólo vi los mensajes y llamadas a la mañana siguiente. Por supuesto no respondí.

Sábado 5:30 a.m. estaba dejando a un amigo en su casa, cuando me empieza a sonar mi celular, vi el número y supe de inmediato que era él. No contesté, luego comenzaron los whatsapp. Cuando iba camino a casa decidí contestar.

Me pidió que me fuera a su casa, yo le respondí que no quería, que era tarde y quería acostarme. Insistió en que me quería ver, ofreció ir a buscarme, me pidió que me desviara, la conversación la terminó con un “te espero chao”.

Yo seguí mi camino, ni siquiera por un segundo dude de mi decisión. Voy llegando cuando me vuelve a llamar… ¿Dónde vienes? Yo le dije que estaba llegando a MI casa, que no iba a ir.

Luego era el momento de ser sincera, dejar a la mina chora de lado y ser yo.

Tome aire y le dije “no quiero más”, no me está haciendo bien esto. A lo que me contesta: ¿quieres terminar el asunto?????? ¿Me estay cortando????

Pucha sí, confundí las cosas, me gustas, más de lo que quería y no puedo seguir con esto. Tú me dejaste siempre claro que esto era lo que me podías ofrecer y yo lo acepté, pero ya no quiero más.

Me dice: Siempre me encantó abrazarte, por favor vente y conversamos, como vamos a terminar así, te quiero ver, vente porfa.

Seguí firme y le dije que no, que me iba a acostar, le conté que había borrado su número, para no caer en el jugo nocturno. No lo podía creer…

Le pedí que no me llamara más, lo pasamos la raja, pero todo tiene su fin.

Domingo vuelve a escribir… pidiéndome que nos juntáramos, que me fuera a regalonear, que me quería ver, que esto no se podía acabar así…

Le pedí por favor que eliminará mi número, que si realmente me quería aunque fuera un poquito respetara mi decisión, pero me dijo que no, que le encantaba tenerme, que para cerrar esto necesitaba verme una vez más….

Uff que porfiado! yo por mi parte sigo firme. Recuerdo todas las cosas que hizo mientras estaba conmigo y me doy cuenta que nunca le importe, por lo que cuando me dice cosas lindas no caigo. 

Después de todo, se pasa por la raja lo que siento, su calentura es más fuerte, aunque su ego debe haber decaído un poco…bueno, borrón y cuenta nueva. El amor llega cuando uno menos lo espera y muchas veces de alguien con el que jamás pensaste mirar con otros ojos.


Estoy feliz, orgullosa y sobretodo tranquila :).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Quizás también te interese...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...