lunes, 28 de octubre de 2013

Celos, hormonas y otras virtudes

Las mujeres somos hormonales, es así... ni nosotras podemos muchas veces explicar el porque actuamos de ciertas formas, y eso que de una manera muy zen intento siempre aplicar: siempre desecha la primera reacción (igual la cago con la segunda o la tercera!!).

No me considero una persona celosa, generalmente me he movido muy segura con mis parejas, pienso que si están conmigo es porque les intereso sólo yo y que obvio no estarán mirando de reojo, peeeero cuando hay alguien interesado en con quien estoy, y lo hace evidente, y me lo refriega en los ojos, se me cuela en el cerebro y luego en las emociones y ya. Me paralizo. No sé que hacer. No estoy acostumbrada, escondo la cabeza en mi caparazón y pienso: dale! te lo regalo! (aunque por dentro sólo quiero llorar... a todo esto el sábado fui a Carla Morrison en el Amanda, estuvo increíble... y sí, algo lloré jaja).

No puedo con el stress de los celos, no es lo mío y si a eso le sumo fin de año, hormonas a mil, cansancio, cumpleaños, matrimonios, despedidas y viajes, colapso x 10.

Estoy en la mitad de una situación que me tiene el ojo un tanto tiritón, ganas de mandar todo al demonio no me han faltado y sigo inspirando y exhalando despacio en posición yoga pensando: tranquilidad. paz. descanso... cuando me levanto con un aura de liviandad en el cuerpo caigo rápidamente en la realidad y pienso, noooo, a la chucha con todooo!! (hormonas, hormonas por todos lados).

Creo que los celos parten de uno, pero se filtran por el otro, es decir, yo no tengo celos si no existen situaciones para tenerlos. Por ejemplo yo ni notaré que existe una jote loca si me lo cuelan bien, es el otro quien puede o no mostrarte la realidad con anteojos de sol.

Ante tal panorama hay varias cosas claras que ya entendí y por la cuales me voy a guiar:

- Los consejos: (generalmente) no los pesquen!! todos actuamos y pensamos distinto... nadie va a poder decirte que hacer frente a tal o cual situación.
- Si te sientes incómoda, no sigas ahí.
- Si no quieres saber, no preguntes.
- Si estás en tus días, intenta no pensar, no actuar, no tomar decisiones basadas en la sensibilidad de un día sensible.
- Y por último algo muy importante que a veces se nos olvida con la ceguera del amorshh, si algo te huele mal, sigue tu instinto! 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Quizás también te interese...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...