miércoles, 27 de octubre de 2010

Music loves Fashion or Fashion loves Music?

Por Francisca Sánchez

Desde hace un tiempo a la fecha me he estado preguntando como empezó esto. Esta estrecha, fiel, fructífera, mediática y duradera relación entre la música y la moda, donde la música se viste a la moda y la moda adquiere un ritmo imparable.

En los ’80 fueron emergiendo artistas que necesitaban diferenciarse para tener un espacio en el competitivo medio musical.

Una industria complicada, que exigía rentabilidad ante todo para costear su compleja infraestructura.

Entre ellos pudimos apreciar a Cyndi Lauper, Madonna, David Bowie, Grace Jones y Michael Jackson, entre otros. Quienes obviaron las tendencias para crear las propias; abusando de los colores, volúmenes y texturas, dejando en segundo plano la estética, puesto que lo que importaba era irrumpir y transgredir.

Nadie pensaría jamás que terminarían convirtiéndose en íconos fashion hasta hoy, considerándose recurrentes referentes, de culto y no tanto, arcando la pauta de lo que estaba por venir.

No obstante, las pasarelas seguían al margen del “fenómeno musical”, la Alta Costura nada tenía que ver con las altas notas…todavía.

En los noventa podríamos decir que en la música se vivió y se bailó el futurismo, no menos recargado que en la década anterior. Las Spice Girls, Britney y Christina Aguilera nos obligaron a delirar por lo tonos metalizados y el Ritter (tengo que confesar que también caí). Los Backstreet Boys querían convencernos de que el alusa foil y los disfraces eran la opción, mientras Nirvana ofrecía camisas escocesas y pelo desgreñado.

Los diseñadores seguían al margen, pero cada vez menos escépticos. Se daban cuenta de la vitrina que constituía un escenario y la cobertura de un video no era poca. La alfombra roja siempre fue una excelente opción en cuanto a prensa y exposición… pero por qué no explorar otras plataformas? Y así fue.

Con la llegada del 2000 y toda su vorágine, muchas cosas se replantearon tanto en la industria de la moda, como en la musical. Internet los obligó a trabajar duro y a dar más conciertos y giras que nunca. En síntesis, a estar ahí afuera… la comodidad del disco había desaparecido… es decir los discos están desapareciendo!

Fue cuando la alianza se consolidó: la moda vestía a la música. La cooperativa era perfecta: por un lado diseñadores y casas de moda tenían las primeras planas, escenarios y menciones y por otra parte, “tus artistas favoritos” lucían mejor que nunca. Esa sensación aspiracional crecía como la espuma: Viste el vestido “Givenchy de Madonna?” Uff Muero por la cartera Gucci edición Limitada de Rihanna!”; “Daría la vida por los McQueen que usó Lady Gaga” ; “No puedo creerlo, Michael Jackson y Beyonce usando Balmain”… y así suma y sigue.

Es más Dolce& Gabbana lanzó un libro (Music by Dolce & Gabbana) donde connotados fotógrafos nos ofrecen impecables imágenes de una amplia variedad de artistas vistiendo la etiqueta italiana. Entre ellos contamos con Mariah Carey, Jennifer López, Justin Timberlake y Fergie, por mencionar a algunos.

Las canciones por su parte dejaron de hablar de amor, ilusión y corazones rotos. Comenzaron a hablar de marcas… Love's like a runway, so what's all the fussing for? / Let's stop chasing them boys and shop some more (Fergie).

Incluso tenemos a músicos diseñando líneas de ropa como es el caso de Kylie Minogue o Madonna para H&M, o bien Missy Elliot para Adidas Originals. Ambos casos exitosos donde los artistas supieron plasmar su estilo y aquello que los caracteriza bajo una marca de renombre.
Creo que ambas partes supieron ver la oportunidad que ofrecía el otro y cómo sacarle provecho de la mejor manera, mal que mal la música es uno de los fenómenos que genera mayor sentido de pertenencia entre las masas, y si es con estilo, cuanto mejor!

Listen to me - Don't listen to me
Talk to me - Don't talk to me
Dance with me - Don't dance with me
No - Beep-beep - Beep-beep

Oop bop - do do do do do do do do
Fa fa fa fa fashion


No se cual será la ecuación o modelo a seguir para la próxima década, lo que si tengo más que claro es que la música nunca pasará de moda…

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Quizás también te interese...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...