miércoles, 30 de enero de 2013

Todos vuelven (dulce venganza... orgullo devuelta)

Por @daniellaschiaffino
Hace un tiempo les escribí sobre mi patético "seudo pinchoteo intenso" en la cual finalmente estaba yo sola.

Han pasado 2 meses desde eso, ya había dejado atrás ese episodio y ya no seguía revisando su whatsapp (uf!).  

De a poco fui recuperándome. Ya había pasado la pena, la rabia, pero mi orgullo seguía dañado... sí, cuando alguien te ilusiona y caes, es difícil la recuperación. El amor propio es lo más importante. 
Pero el tiempo me dio la razón, finalmente todos vuelven y siiiii volvió!

Comenzó a escribirme, yo solo le entregaba respuestas cortas y su par de monitos. El domingo me escribe a las 12:00a.m. para saber cómo había sido mi finde, le contesté que muy bueno, me escribe: Almorzamos?… debo reconocer que no quería vengarme, pero salió mi otro yo y acepté la invitación, siempre sabiendo a lo que iba. Me arreglé y partí.

Cuando llegué, tenía la mesa lista y la comida caliente. Nos saludamos, yo le puse la cara, él me abrazó. No nació el abrazo de mi parte, mi cuerpo no respondió. Lo vi y no sentí lo mismo de antes (menos mal!) la magia ya no estaba, la desilusión fue tan grande que mis sentimientos hacia él se congelaron.

Nos sentamos y él trataba de evitar lo que había pasado, me conversaba de la pega, el año nuevo y tratar de ponernos al día mientras almorzábamos. Pero llego el momento en que los temas se agotaban y tuvimos que tocar su bomba de humo. Me mira y me dice: "puta negra sorry por mi desaparecida, en verdad me asusté y tu eres una mina la raja para tener algo en serio y yo no estaba preparado, ¿estás enojada?"... lo miro y le digo: "no enojada nunca, pero si me dolió, no te voy a mentir, me engrupiste de una manera increíble y por primera vez en años me deje llevar por la guata y no por la cabeza, sabía que podía pasar, pero por una vez quería entregarme y disfrutar el momento. No fue como esperaba, pero ya está, ya fue, la manera no fue la correcta, somos adultos y los temas se conversan, encontré bien flayte tu actitud, más cuando te agarraste a la mina al lado mío, no sé que querías lograr". Me mira y me dice: "si, fui un idiota, no sé que me pasó, estaba curado, pero puta sorry, que puedo hacer para arreglar las cosas y empezar de nuevo?".

Por dentro estaba gritando de felicidad, al fin pasó lo que yo quería, valió la espera… lo mire y con una sonrisita tiernucha le dije: "pucha la excusa del copete no te la compro, he estado muchas veces arriba de la pelota pero siempre sé lo que hago, empezar de nuevo… imposible, ya te conocí lo suficiente, no volvería a caer de nuevo, lo siento". Seguimos hablando por un rato.

Me toma la mano y me lleva a la pieza, sabía el desenlace, lo seguí, hicimos lo que teníamos que hacer (jeje), él me abrazaba, me miraba, y yo muy seria y coquetona, a ratos me preguntaba que porqué estaba así, yo solo le dije: "no preguntes tanto, solo te puedo decir que estoy siendo bastante buena onda, muy buena onda"… seguimos pasándolo bien, logré lo que quería, me abraza, yo nada, en eso miro la hora y le digo: "ups!… me tengo que ir", me mira y me dice: "¿pero cómo? regaloniemos un rato",  sonrío y le digo: "no gracias (nunca hay que olvidar los modales)", agarro mis cosas, me arreglo el pelo, lo miro con su cara de no entender nada y le digo: "Oye, gracias, lo pasé super!" ahí su rostro cambio, estaba en shock y yo gozándola, que ganas de haberle sacado una foto!!!.

Me mira y me dice: "No entiendo nada, pero quédate un rato más…" "Lo siento tengo cosas que hacer, pero mil gracias, estuvo rico".

Me pregunta si me va a dejar al auto, le digo no gracias, me sé bien el camino. Luego me agarra de la cintura se ríe y me dice: "¿te puedo llamar?"... pensé unos segundos (yo sabía la respuesta, era solo para hacerme la interesante) "no… no te preocupes, no es necesario". Me agarra la cara para darme un beso en la boca, yo me corro y le pongo la cara, lo miro y le digo: "Así es mejor... para que no te asustes".
Me doy media vuelta, llamo al ascensor sintiendo su mirada en mi espalda, no miré nunca más hacia atrás. Me subo aprieto el 1 y me reencontré con mi orgullo.

Me baje con otro espíritu, contenta, riéndome sola. Me subo al auto, respiro, me echo brillo en los labios, pongo música fuerte y parto al aeropuerto a buscar a mi amiga.

Al fin se acabo la historia!! ahora a disfrutar, regalonear a mi orgullo y no dejar que me lo agredan nunca más.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Quizás también te interese...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...