martes, 24 de septiembre de 2013

Sólo Ellos!

Por @danischiaffino
El otro día leí un artículo en la revista Mujer, que llevaba por nombre:
¿Por qué a los hombres les gustan las minas más o menos?

Se refieren a “Más o menos”, a la mina chilena común y corriente, estatura media, lo cual debe ser 1,60 mts., ni gorda ni flaca, más bien entraditas en carne, que pasan desapercibidas (según ellos) para el resto de los hombres, vestida con jeans y polerita, ni lindas ni feas, medias calladitas pero con ganas de pasarlo bien.

Según esto por lo mismo en una fiesta donde hay diversidad de mujeres, de todas las alturas y edades,  los hombres se acercan a las “más o menos” porque son de fácil accesibilidad para ellos… y fáciles de olvidar.

Leyendo la cantidad de pelotudeces que aparecen en la columna, analizaré la realidad del chileno “más o menos”.

Son hombres que se creen guapos, inteligentes, interesantes, un gran partido para cualquier fémina, pero esa es la realidad de ellos, lo que vemos nosotras, es un hombre con autoestima muy alta, que jamás se ha mirado bien al espejo y que se cree un machote en todas sus proporciones.

Claramente ese tipo de hombre es objeto de burlas para nosotras, aquellos que se creen más de lo que son y terminan por verse patéticos.

El típico “shoro” que tiene que estar rodeados de amigos para que lo acompañen, porque solo jamás lo haría.

Es el hombre que se acerca a los débiles para sobresalir, ya que con gente de su nivel o superior, sabe que saldría perdiendo.

No lo podía creer mientas leía el artículo, en una parte escribe:

“Cada vez me gustan más. Usualmente tienen un ángulo bueno y otro no tanto. Pero yo me enfoco en el bueno y lo paso bien noma”. “Tan tuya, que nadie más te la va a mirar”.

Que fuerte, me imagino a un grupo de pernos, que hablan y hablan de minas y no se dan cuenta que son unos idiotas.

Increíble, yo me asombro, como los hombres tienen estómago, por más fea que sea la pobre mujer, se la agarran igual, les da lo mismo mientras agarren algo. Hasta son capaces de agarrase a la mina borracha que a esa altura está turnia y reza que no te vomite.

 En cambio nosotras imposible meternos con un hombre que no nos atraiga. Cero posibilidad de agarrarnos al borracho, hediondo y turnio.

Por otro lado tenemos al hombre guapo, inteligente, centrado, simpático, entretenido, bajo perfil, que camina seguro sin creerse la raja, vestido a la perfección, siempre sobrio, que se acerca de forma sutil y humilde ¡ESE! Ese es el hombre que nos gusta, ese es el hombre que está en nuestra mente, el que todas queremos.

Que se acerca a la mujer que él quiere, no se conforma con menos, jamás sacaría a bailar a una “más o menos” porque no es lo que quiere. Y si la que quiere no lo pesca, se retira inmediatamente y se queda conversando con su amigo toda la noche compartiendo un trago.

Si la que quiere lo pesca, ahí bailan, conversan, se ríen y se intercambian teléfonos para verse de nuevo.

Para los hombres que se acercan a las “más o menos”… les cuento que es a lo que pueden aspirar, si no tienen los cojones para acercarse a una linda, es por inseguridades propias, porque dentro de esa parada, saben y lo tienen muy claro, que jamás les darán un sí por respuesta.

Consejo: Humildad.

Las minas tenemos las cosas claras, no nos vienen con cuentos, si una "más o menos" te da un sí por respuesta, es simplemente porque te ves un hombre de fácil acceso. Muchas veces son un mal necesario para olvidar a alguien por lo que los usamos como puente. Cuando dicen que son fáciles de olvidar, apuesto que esas minas nunca se acordarán que bailaron con ustedes.


Recuerden, no por nada existe la frase: USTEDES CUANDO PUEDEN, NOSOTRAS CUANDO QUEREMOS.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Quizás también te interese...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...